Charo

Nuestra experiencia como familia en el Club Faro ha sido desde el primer momento excepcional, y por muchos motivos. Fundamentalmente porque es un lugar de encuentro semanal para nuestros hijos adolescentes, donde refuerzan su formación desde el punto de vista espiritual y humano.